Pure Comedy – Father John Misty

Joshua Tillman ha construido una sólida carrera artística de casi tres lustros, primero con su nombre de pila, luego apoyando a Fleet Foxes en la batería durante un lapso de cuatro años y finalmente adoptando el seudónimo Father John Misty desde 2012.

Cinco abriles después de haber escogido un alias para dar continuidad a su trayectoria, J. Tillman lanza su tercer álbum bajo dicho mote; ‘Pure Comedy‘, que sucede a ‘I Love You, Honeybear‘ del año 2015, nuevamente con el auspicio del sello Sub Pop.

La nueva placa discográfica no obedece a ninguna regla, Tillman desarrolla un álbum a su placer, distinto al par que le anteceden, lo cual queda definido desde el número de canciones que lo componen y que en su totalidad hacen que la duración del álbum se extienda por encima de la hora.

El inicio ocurre con la canción homónima al título del disco, que también sirvió como primer sencillo y fue dada a conocer en enero; una irónica visión de la existencia humana que dura más de seis minutos, en los que la melancolía predomina gracias no solo a la voz, sino al piano y al saxofón, que complementan el dolor y la gracia de la pista.

El segundo track es ‘Total Entertainment Forever‘, el single más reciente, que se apoya en la guitarra para darle un giro al sonido, aunque no desestima el uso del saxofón, haciendo la pista más corta (de menos de tres minutos), pero siguiendo la línea reflexiva, aunque en esta ocasión enfocada a la tecnología y su capacidad de enajenación.

Things It Would Have Been Helpful to Know Before the Revolution‘ retoma el sonido de la primera pista, para desarrollar una historia ficticia ubicada tras la extinción abrupta de algunas prácticas de la humanidad, que obligan a volver a un estado primitivo, pero la reflexión se extiende durante ‘Ballad of the Dying Man‘, que fue la tercera canción que se liberó antes de la publicación del elepé, y cuenta la historia de un hombre que supone que sus críticas son un punto de inflexión para el mundo, y que a fin de cuentas resulta ser una metacrítica del papel que el mismo músico desempeña, pero además el tema es soportado por un coro gospel, que le otorga una espiritualidad única.

Para ‘Birdie‘, el concepto del álbum ha sido desarrollado desde distintos puntos de vista, como queda patentado en la envidia provocada por la libertad de una pequeña ave, que se contrapone a lo complicado de la existencia como humanos. Los siguientes trece minutos componen una sola pieza de título ‘Leaving LA‘, que con diez estrofas y arreglos orquestales de cuerdas, muestra la faceta más cruda y sincera del cantautor, en un inicio criticando la ciudad de Los Ángeles, para después enfocarse en su propia persona, utilizando nuevamente la autoreferencia.

La mitad del álbum es marcada por ‘A Bigger Paper Bag‘, un tema enfocado en las relaciones de pareja y lo falsas que pueden resultar, en gran medida debido al egocentrismo de los implicados, además de ser musicalizado por una melodía con más matices. De pronto aparece ‘When the God of Love Returns There’ll Be Hell to Pay‘ como un himno religioso, donde la conmovedora voz de Josh imagina lo que ocurrirá después del apocalipsis, con un piano como única comparsa, en lo que parece un intento por acabar con cualquier tipo de esperanza, aunque un giro inesperado es ofrecido a través de ‘Smoochie‘, que no solo es el título de la canción, sino que es el apodo otorgado por su esposa, a quien retrata como una redentora de sus estados depresivos.

Un retrato de la polarización de la política y la religión es desarrollado en ‘Two Wildly Different Perspectives‘, una balada dominada por el piano pero que incluye destellos ocasionados por percusiones e instrumentos electrónicos, logrando una pieza crítica, que fue dada a conocer como sencillo, pocos días después de la orden ejecutiva de Donald Trump que prohíbe la inmigración de siete países predominantemente musulmanes, pero la crítica no se detiene, pues ‘The Memo‘ hace su aparición; aquella canción lanzada en 2015, que reprocha las actitudes culturales, deportivas y tecnológicas de la sociedad estadounidense, que además hace uso de un sampleo de una grabación digital para ironizar con énfasis, mientras que la melodía es acompañada por un violonchelo.

Casi para finalizar se encuentra ‘So I’m Growing Old on Magic Mountain‘, una pista de casi diez minutos con una letra fantasiosa, pero que destaca por la utilización de la guitarra eléctrica y el vibráfono, en un ejercicio mitad instrumental, que se repite en ‘In Twenty Years or So‘; la culminación de la experiencia con una invitación a aceptar la inminente extinción de la raza humana, pero no sin antes disfrutar la vida.

Con esta colección de temas, Father John Misty se aleja un poco del concepto rockstar, y aunque su discurso no es original, es difícil pensar en alguien que lo hay hecho con tal majestuosidad, enriqueciendo la crítica con humor negro, pero sobre todo con melodías exquisitas, que reflejan por si solas el sentimiento de desolación y angustia con destellos de esperanza, que son literalmente “pura comedia”.

La música siempre estará ahí, para hacerte sentir bien y sobre todo para hacerte sentir mal.

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.