Óleos – Camilo Séptimo

Han transcurrido cuatro años desde que Camilo Séptimo irrumpió en la escena alternativa mexicana con un single que precedió el EP ‘Maya‘; que con solo cinco canciones les abrió las puertas de los venues más importantes de todo el país y con el que se presentaron en los festivales más relevantes de la República Mexicana.

Tras la promoción del EP, cuatro singles fueron liberados paulatinamente, apuntalando la carrera de la banda, que lanza su primer álbum de larga duración bajo el título ‘Óleos‘, producido por Mario Miranda de Patterns y Christian Jean de Reyno, con once pistas y una duración de 44 minutos, que consolidan la propuesta sonora del ahora trío, que apunta a convertirse en un referente del rock-pop alternativo.

Fusión‘ es la carta de presentación del disco, que con sus menos de cuatro minutos, realiza una declaración de amor dolorosa, acompañada por una melodía que ya tiene el característico sello del grupo, con los teclados y la batería marcando el ritmo, con una tendencia electro-rock, que se mantiene durante ‘Ser Humano‘; que fue el último single en darse a conocer antes de la publicación del álbum, y que a través de la lírica transmite desamor.

La tercera pista resulta ser ‘Eres‘, otro de los sencillos previos, que a pesar de contar con una letra simple, destaca por su nivel de complejidad armónica, pues la integración de percusiones le otorga una potencia extra a la canción, que se une a ‘Miénteme‘, que también fue estrenada con anticipación y en la que el teclado protagoniza la mayor parte de la pista, en la que Manuel Mendoza narra la dualidad del amor-desamor.

Para ‘Vicio‘, el bajo luce como el instrumento principal, aunque la batería y la guitarra realzan la canción, que replantea la metáfora de la adicción haciendo que suene como algo positivo, mientras un bucle repetitivo invita a bailar.

Justo a la mitad del disco, aparece ‘Amanecer‘, una de las primeras canciones de la banda, que no se incluyó en el EP debut, pero si en los conciertos del grupo, y que en la nueva versión tiene varias estrofas extras y es más lenta, pero que aumenta en intensidad, pues el ambiente que se logra con la secuencia es mucho más envolvente y melancólico.

La segunda parte del álbum inicia con ‘No Te Puedo Olvidar‘, una balada que se mantiene en la línea electro-rock y que se vale de metáforas metafísicas para entregar una pista cansina. Pero el tedio se disipa al sonar ‘Onamuh‘, que al igual que lo hecho con ‘Maya‘, relata la historia de un personaje cósmico que realiza un viaje espiritual, con los instrumentos como comparsa perfecta, recreando una fábula espacial.

El antepenúltimo track se llama ‘Telepatía‘ y desarrolla una letra basada en dicho fenómeno, pero luce por los elementos sonoros que acompañan, pues si bien sigue la misma línea, la integración de los instrumentos de percusión hacen que la canción no canse a pesar de ser repetitiva.

Neón‘ fue una canción que estrenaron en mayo de 2016, colocada casi al final del álbum aprovechando la inercia creada con las pistas anteriores, para explotar el ritmo dinámico que logran con los tambores, pero que además condensa todo el estilo de la banda, con una metáfora de amor y luminosidad y la mezcla de elementos electrónicos con instrumentos rústicos. La pista homónima al título del disco es la encargada de culminar con la experiencia, desarrollando una letra espiritual que versa sobre el amor y el perdón, que es sonorizado con una melodía precisa y potente.

Con su primer material de larga duración, Camilo Séptimo consolida su sonido y además un concepto lírico complejo, destacando de entre las demás bandas de su generación y estilo.

La música siempre estará ahí, para hacerte sentir bien y sobre todo para hacerte sentir mal.

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.