¡Viva! – Los Punsetes

El quinto álbum de estudio de Los Punsetes, es una reafirmación del sonido que la banda ha desarrollado desde hace más de una década.

Siendo el tercer álbum producido por El Guincho y Brian Hernández, el mayor mérito de ‘¡Viva!‘ y la diferencia más marcada con sus antecesores, es tener un sonido mucho más crudo, conciso y compacto. Pero las similitudes, al menos con el álbum pasado, no terminan con los productores, pues nuevamente son once las pistas que conforman el trabajo discográfico y la última es un track de larga duración, siendo nuevamente 37 minutos los que dura el disco, aunque en esta ocasión el sello discográfico que los firma es Mushroom Pillow.

Aunque ‘¡Viva!‘ parece ser una extensión de ‘LPIV‘; la anterior placa discográfica de los madrileños, lanzada hace poco menos de tres años, casi tres años en que la evolución del quinteto consiste en sonar menos producidos, es notorio que el estilo de los madrileños ya está marcado, sin necesidad de reinvenciones exageradas y búsquedas sonoras sin sentido, lo cual es claro desde la canción homónima al nombre del álbum, misma que se encarga de aperturar la colección de canciones, y que fue lanzada como single con un videoclip eximio.

Pero de alguna manera, el álbum da un ligero cambio en su segunda canción, con una melancólica pista, con un sonido más cercano al pop, donde cada instrumento suena exacto sin opacar a los demás, pero el punto clave resulta la referencia directa al filme francés ‘Alphaville‘, mismo nombre de la pista, que retrata algunas características de la sociedad actual, que parecen sacadas de la ficción distópica. Sin embargo, la desfachatez vuelve a aparecer en ‘Tu puto grupo‘, el segundo adelanto conocido del álbum, en el que a través de ironías, declaran su opinión ante el panorama musical español, que además del soez insulto, suena más violento gracias a las guitarras de Antonna y J.

Luego aparece ‘Mabuse‘, el primer corte conocido del álbum, una canción ligera que se presta para la pista de baile, con las guitarras valiéndose de la distorsión para emular sintetizadores y con una lírica sencilla que al final ofrece una metacrítica plausible. ‘Humanizando los polígonos‘ resulta ser otra de las canciones más tranquilas en cuanto a la melodía pero con una letra política y corrupta, fielmente descrita con un estribillo repetitivo. En seguida aparece el espíritu punk en los 02:23 minutos que dura ‘Miedo‘.

La segunda mitad del disco inicia con ‘Presagios de partida‘, un corte de duelo, con la tristeza y la pornografía como ejes temáticos, abordados con precisión por la voz de Ariadna. Sin novedades por descubrir, ‘La pereza que me da’ aparece para remarcar la postura de la banda ante ciertos personajes, aquellos a los que también les dedican ‘Opinión de mierda‘.

Las letras cáusticas no paran y ‘Camino‘ tiene una clara intención, la autoreflexión no como burla, sino como salvavidas, musicalizada con la potencia de la batería y la no sincronía entre las guitarras y el bajo, que resultan en un tema imparable, hasta que aparece ‘El Manual‘, la penúltima pista, hecha de instrucciones para triunfar en la música, en parte irónicas, en parte serias, y la referencia a su disco anterior se hace más notoria con una melodía tranquila en un inicio, que transita por pasajes de reverberación y que culmina con una potencia estremecedora.

Pero el final es la sorpresa máxima pues es la reinvención de ‘Nit de L’Albà‘, aquella canción del cuarto álbum, que hasta entonces era su canción de mayor duración, pero que ahora con el título ‘Estrella Distante‘ de casi ocho minutos, permite el desenvolvimiento de los músicos y el lucimiento de la voz con certeras metáforas.

¡Viva!‘ es la reafirmación de Los Punsetes como el grupo políticamente incorrecto por excelencia, una banda que no busca más que autocomplacerse, pero que en el camino logran generar adeptos de una manera honesta y que además lo hace de la mejor forma posible; superando sus trabajos anteriores sin necesidad de cambiar su sonido.

La música siempre estará ahí, para hacerte sentir bien y sobre todo para hacerte sentir mal.

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.