El mensaje de Soldiers Of Jah Army retumbó en El Plaza

SOJA-Plaza8

Txt: Jair Arellano / Fotografías Cortesía: Óscar Villanueva Dorantes

Siete meses tuvieron que pasar para que el público capitalino y la agrupación estadounidense SOJA se reencontrarán, tras la participación de la banda en el Vive Latino del año 2015. Y esos meses de espera solo sirvieron para que el encuentro resultará más emotivo, pues a pesar de la lluvia que arreciaba la Ciudad de México, los seguidores de la banda y del reggae en general, aparecieron en las instalaciones de El Plaza para ser parte del ritual musical, sin importar que el día de la presentación haya sido martes.

Puntualmente, como se acostumbra en El Plaza, la agrupación tapatía Golden Ganga aparecía sobre el escenario, con un recibimiento cálido del público, que a medida que pasaban los minutos se acrecentaba. Con la sección de metales ubicada al costado izquierdo del escenario, mientras que al extremo derecho la batería, los nueve músicos encendían los ánimos de los asistentes con “Gracias“.

Yo digo ‘Golden’ y ustedes dicen ‘Ganga’

Nada es casualidad“, “Hablar cantando” y “Cocktail” sonaban, mientras el público bailaba, saltaba, gritaba y coreaba algunas partes de las canciones. La banda y el público se percibían conectados y la iluminación roja ayudaba a que el ambiente se tornará calmado y luego explosivo durante “PNL“.

De manera breve, el vocalista expresaba su solidaridad con las manifestaciones de descontento social, para que luego la orquesta interpretará “No Babylon“. La parte romántica del set ocurría al final con ““, dedicada a la todas las mujeres, seguida de “Aire” y finalizando con “Luz“, ante un público cautivado por la mezcla de reggae, rock y rap del combo musical.

El intermedio entre bandas servía para que el público ocupará los sanitarios, las barras de bebidas y alimentos y se aglutinará lo más cerca posible del escenario, para presenciar la actuación de los ‘gringos’, que aparecían frente a sus seguidores minutos antes de las 22:00 horas, con una manta oscura y enorme al fondo del escenario con la palabra SOJA en color blanco.

Los ocho Soldiers Of Jah Army eran recibidos con entusiasmo por parte del público mexicano, que de inmediato encendía cigarros de marihuana mientras sonaba “Creeping In” unida a “Sorry“. El mensaje de paz, armonía y amor empezaba a transmitirse entre banda y público, sin palabras mediante, solo con la música como vehículo, con canciones como “Mentality” y “Lucid Dreams“.

El humo empezaba a circular, a pesar de los esfuerzos de la gente encargada de la seguridad por apagar cualquier cigarro, la música no paraba; “She still loves me” unía a las parejas, mientras los solitarios bailaban al ritmo que marcaba la canción. Otro combo era interpretado por la banda; “Open my eyes” seguida de “Be Aware“, cantada por Bobby Lee.

La guitarra acústica de Trevor Young iniciaba “True Love“, que resultaba ser la primera canción coreada de forma unánime por todo el público, que se notaba cada vez más compenetrado con la banda, lo que se hacía patente con “Your Song” y luego “Rest of my life“.

“Órale DF ¿cómo estás? es una noche muy especial, nuestro primer show grande aquí”

Las palabras en español, del trompetista Rafael Rodriguez eran celebradas por los presentes, que disfrutaban la interpretación de “You don’t know me“, que finalizaba con un duelo de guitarras, que daba pie a la batucada con la que las mujeres se apresuraban a mostrar sus movimientos de caderas.

Everything Changes” era la canción designada para calmar el frenesí, lo que se lograba hasta el estreno de una nueva canción, a la que los espectadores le prestaban atención mientras se contoneaban. Con “Not done yet” y “Can’t tell me“, la banda confirmaba el éxito de la noche, con un público entregado a la música.

El bajista nuevamente tomaba el micrófono para cantar “Here I Am” como un previo al final, que empezaba a acercarse, pues al retomar la voz Jacob Hemphill para cantar “Born in Babylon” unida a “To whom it may concern“, todos presentían el inminente termino del recital, que parecía acabar con “You and Me“, con la cual la banda se retiraba del escenario, a pesar de las súplicas del público por que eso no ocurriera.

Pero el final no resultaba definitivo, pues minutos después, el combo reaparecía para tocar “I Belive” y concluir con “Tear it down” seguida de “I don’t wanna wait“, con la cual se despedían con la promesa de volver pronto, aunque el mensaje de los Soldiers Of Jah Army perdurará para siempre en la mente de los que atestiguaron el ritual entre el público y la banda.

La música siempre estará ahí, para hacerte sentir bien y sobre todo para hacerte sentir mal.

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.