Cerveza, drogas y mucho punk con The Adicts.

BanAdicts-CarpaAstros

Txt: Javier Villanueva / Fotografías: Ocesa / Lulu Urdapilleta

Tras una tarde lluviosa en la ciudad de México, la Carpa Astros sería responsable de alojar a una de las  bandas  más icónicas del punk británico, en primer instancia sabía que ya estaba cerca de  mi destino al ver una oleada de punks en las afueras  del recinto, muchos de estos conviviendo entre amigos, intercambiando palabras, mientras otros se llenaban de toxico pegamento y alcohol, vaya que el legado de Ricky Espinosa sigue vigente.

Una  vez dentro del característico inmueble que  combinaba  a la perfección con el acto estelar me adentré en la carpa, la tarde llegaba a su fin y la presentación  de Garrobos daba inicio, los cuales a pesar de no ser muy aclamados hicieron amena la espera, el escenario quedó vacío y ya era turno de que la banda liderada por Keith Warren diera cátedra.

Con un elegante retraso de 40 minutos, The Adicts, de uno en uno se apoderó del escenario con el tema de la película de culto “Naranja Mecánica”, una vez alojados abrieron con la desenfrenada “Joker in the Pack” la cual sirvió para que todos cantaran y se volvieran uno, el slam se hizo presente y con ello los  porros comenzaban a encenderse, los detalles eran de lo mejor, Keith era una especie de caja  de sorpresas, pues conforme el setlist avanzaba el mostraba objetos y accesorios estrafalarios, desde sombrillas llenas de serpentina hasta una especie de chalina que se abría como un par de alas.

Canciones como “4321” “Tango” “Let`s Go” “Bad Boy” mantenían una expectativa alta del concierto, aunque en realidad todas se convertían en un himno y la Carpa Astros retumbaba con la música punk de cuatro cuartos que caracterizan esta, contundente  y directa, no hubo tiempo para un descanso, el set disminuía de manera rápida, alrededor de 24 canciones formaron parte de este y también hubo momento para los enamorados y cursis con rolas como “I´m Yours” y “Put Yourself in My Hands”.

Las sorpresas no paraban, hablando por ambos lados, tanto la  audiencia y The  Adicts hicieron una fiesta enorme, uno de los momentos  que robó mi atención fue una persona de los asistentes, este llevaba  una guitarra acústica paseando entre todo el mar de gente, pude apreciar que su propósito era que el instrumento llegara a las manos de sus ídolos, pero al final creo que no sucedió al ser reprendido por el personal de seguridad,  por otra parte Warren seguía  haciendo de las suyas y mostrando que la edad no es obstáculo para nada, este se  subió a la estructura del escenario mientras jugaba en la cima.

Lo mejor quedaba para el final con canciones de su primera placa “Songs of Praise” con temas como “Viva la Revolution” y “Numbers” y “Callin Calling”.

Es curioso en cómo puede pasar el tiempo, para ser exactos cuatro décadas y seguir de pie con tus compañeros dando cátedra y divirtiéndose  como unos adolescentes frenéticos despreocupados, creo que es apropiado decir que eso forma parte del Punk, no  importa que tan viejo seas, siempre se verá reflejada la esencia de esta misma.

Así es como Monkey, Pete Dee, Kid Dee, Scruf y Dave cerraron esta  pequeña  gira  en México después de haber visitado Monterrey y Texcoco, aun n o sabemos si esta será la última presentación de The Adicts, pero quizá este mismo año tendremos su nuevo material de estudio y quién sabe, igual y en un par de años estarán de vuelta  para mostrarnos porque es una  de las mejores bandas del mundo, su legado ha  quedado impregnado en cada uno de sus seguidores.

“You don’t got no one to hold your hand Let’s Go! Let’s Go!

Dejar una respuesta

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.